Botella con mensaje viajó 132 años en el mar

El pasado 21 de enero, Tonya Illman caminaba por las dunas de la Isla Wedge, en Australia, cuando se topó con una vieja botella.

Ella y su amiga Grace Ricciardo iban rumbo al carro cuando vieron que algo brillaba con el reflejo del sol. Al acercarse, se dieron cuenta que era una vieja botella de vidrio. “La junté porque me pareció que podía ser un bonito adorno para mi casa”, narra Illman en su sitio web, donde además reconoce que no fue sino hasta llegar a su casa cuando la novia de su hijo notó que dentro de la botella había un papel, enrrollado como si fuera un cigarrillo.

Tonya y su familia hicieron mil maromas para sacar el papel, que estaba cuidadosamente arrollado y atado con una fina cuerda, todo cubierto de arena.

Al abrirlo, vieron que el papel venía escrito por ambos lados pero la escritura manual con tinta era casi ilegible. Aun así, lograron descifrar que se trataba de una botella de ginebra que fue lanzada al mar el 12 de junio de 1886 desde el barco alemán Paula. El papel tenía la fecha, las coordenadas del barco y la ruta que seguiría, además se indicaba que quien la hallara la devolviera al Observatorio Naval Alemán. La nota está firmada por el capitán de aquel barco.

Los Illman se pusieron en contacto con el Museo de Australia Occidental y el arqueólogo marino Ross Anderson. Este último logró determinar que el manuscrito correspondía al registro del libro de navegación del Paula, donde además el capitán indicaba que el 12 de junio de 1886 había arrojado la botella al mar.

Comentarios

comments